Mini préstamos rápidos al 0% de interés y en línea

¿Te gustaría obtener liquidez urgente al mejor precio? Ahora puedes conseguir mini préstamos en línea sin tener que pagar de más ¡Sí, como lees! A continuación, podrás descubrir las mejores opciones disponibles actualmente en el mercado, sin intereses ¡Compáralas y logra el dinero que necesitas sin coste!

Por qué es posible acceder a préstamos personales en México sin intereses

El incremento de prestamistas privados se debe, en gran parte, a la creciente popularidad de los nuevos métodos de financiación en línea. Muchos proveedores de préstamos rápidos se han animado a poner a disposición sus artículos a través de Internet. Eso sí, para poder diferenciarse de la competencia y captar nuevos clientes, lanzan ofertas muy competitivas. De hecho, algunas compañías han dado un paso más y operan con productos financieros libres de comisiones. Es decir, ofrecen dinero urgente gratis sin intereses y sin comisiones. Por dicho motivo, si se pide uno de estos créditos solo se devolverá la cantidad prestada ¡sin tener que pagar ningún coste adicional!

En la actualidad, las empresas de crédito privado han ganado mucha presencia en el sector financiero y no es de extrañar, puesto que sus requisitos de acceso son mucho más permisivos y alcanzables que los establecidos por las entidades bancarias tradicionales. Asimismo, tanto los bancos como ciertos suministradores de dinero rápido en línea no pueden conceder financiación sin intereses. En el caso de los préstamos personales urgentes por internet a corto plazo sí es posible y sí son realmente gratis. Sin embargo, la cuantía a alcanzar como nuevo usuario es, en algunos casos, menor que la ofertada por otras sociedades.

¡Ojo! No todos los créditos personales al 0% son gratis

Normalmente, todos los productos financieros sin intereses disponibles en el mercado son gratis 100%. Por consiguiente, si se contratan, tendrá que devolverse únicamente el total del capital percibido. En ningún momento se exigirá el pago de otra cantidad. En cambio, algunos otorgados por los bancos no son realmente gratuitos. Y es que, en su letra pequeña se encuentran comisiones y otra serie de costes ocultos.

Por ello, ante todo se recomienda leer y analizar con detenimiento las condiciones de la oferta. Las precauciones más aconsejables para evitar promociones engañosas o poco claras se enumeran a continuación ¡Infórmate!

  •  ¡Cuidado con las comisiones! Tal y como se comentaba en líneas anteriores, muchos préstamos bancarios propuestos sin intereses tienen truco ya que sí tienen retribuciones. Las mismas suelen aplicarse por las gestiones de estudio y/o de apertura. La solicitud y trámite de los créditos online suelen ser al 0% siempre, por lo que no hay sorpresas desagradables de última hora.
  •  ¡Ojo si no se cumplen las condiciones! No abonar el importe prestado a tiempo o no cumplir las condiciones de la promoción (como por ejemplo, no ser nuevo cliente) puede repercutir en el cobro de los honorarios habituales estipulados por cada entidad.

Aunque los productos financieros sean al 0% hay que tener en cuenta todas y cada una de las condiciones específicas de la oferta. En caso contrario, se acabarán pagando los intereses frecuentes. En otras palabras, si la propuesta para obtener dinero rápido sin intereses cuenta con una devolución en un tiempo determinado y finalmente no puede devolverse en dicho plazo, la oferta no se aplicará.

Préstamos bancarios vs préstamos rápidos en línea: diferencias principales

Llegados a este punto, conviene analizar los factores más comunes en los que estas dos opciones de financiación difieren ¡Toma nota!

  • La primera diferenciación puede suponerse por su nombre. Un préstamo bancario lo facilita un banco y uno inmediato lo concede un prestamista privado que suele operar a través de Internet. Ahora bien, por lo que respecta a su capacidad económica ambas pueden tener gran potencial y consecuentemente, contar con una gran solvencia.
  • Otro punto que conviene destacar es que los artículos financieros bancarios normalmente suelen entregar a los clientes cantidades medianas o altas, en algunos casos incluso por encima de los $10,000. Por contra, una de las grandes novedades de los préstamos sin historial crediticio rápidos, en especial para todos aquellos que demandan a través de Internet, es que aprueban peticiones de sumas más bajas que los bancos por su parte, no suelen ofrecer.
  • Un importe menor permite que la liquidación sea mucho más factible que en casos donde debe devolverse un total mayor. Tanto es así que, por norma general, los bancarios suelen abonarse en periodos largos mediante muchos pagos fraccionados. Por dicho motivo, los intereses a pagar suelen ser altos. Por el contrario, los préstamos en línea cuentan habitualmente con un solo pago. Sus términos de devolución, además, son más breves. Sin duda, es un buen modo de evitar endeudamientos. Sin embargo, en ocasiones se da lugar a equívocos porque si se compara el Coste Anual Total (CAT) entre los artículos disponibles en las entidades bancarias y los préstamos online, el valor de estos últimos resulta más alto. No obstante, es así porque el cálculo se traslada a 12 meses, algo que no suele cumplirse en la realidad pues, el plazo de reembolso rara vez es superior a los 30 días.
  •  Otra de las disimilitudes más características tiene que ver con la tramitación. Los artículos bancarios suelen tramitarse en las oficinas. Es por tanto, necesario acercarse a la sucursal más cercana para contratar el crédito personal de forma presencial. Además, el papeleo requerido para poder completar la solicitud parece no tener fin: avales, recibos de ingresos o sueldo, informes de solvencia, garantías, etc.
  •  Por suerte, las nuevas sociedades online son mucho más flexibles. Su proceso de gestión se puede llevar a cabo sin necesidad de desplazamientos. Además, al tratarse de un servicio en línea no hay horarios así que los portales web permanecen disponibles las 24 horas del día durante los 7 días de la semana (24/7). En cuanto a la documentación exigida, las reclamaciones son mucho más laxas que en el caso de las firmas bancarias tradicionales. De hecho, pueden tramitarse préstamos sin Buró de Crédito, sin recibo de sueldo y financiación sin ningún tipo de garantía.